AEDFI | La Roja y yo – Oli
2303
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2303,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

LA ROJA Y YO

OLI

Asturianos por el mundo

¿Dónde está el universitario? Así me recibió Javi Clemente por los pasillos del hotel en mi estreno como Internacional. Tocaba viajar a Eslovaquia para certificar la clasificación al Mundial de Francia ´98, y se logró. Se ganó 1-2 con ese gol de Guillermo Amor con el pecho. Un tal Oli entró por Kiko en la segunda parte y me sentí como uno más rodeado de mis ídolos: Raúl, Guardiola, Hierro… Y, por supuesto, con unos excelentes anfitriones, el frente sportinguista (Luis Enrique, Pitu Abelardo y Javi Manjarín). Al núcleo asturiano le faltaba un oviedista para poner morbo a la concentración. Poco me podía faltar, la emoción del debut con España y me veía de nuevo con eternos rivales. Me tocaba lidiar con el Luis Enrique más forofo, el Pitu más entrañable y el Manjarín más bromista.

Hoy tengo que darles las gracias a mis paisanos, a Javi y a todos los compañeros que hicieron sentirme “uno de los suyos ” . A los pocos meses nos reencontramos en Asturias para jugar en el Molinón. Cumplí el sueño de todos esos niños que corretean y patean un balón en los recreos de un colegio, en una playa, en la calle, en un ‘prao’ como decimos los ‘guajes asturianos’.

En aquellos tiempos acababa de aterrizar en el Betis procedente del Oviedo, un 24 de Septiembre de 1997; no me podía imaginar que después de tantos años pudiera seguir compartiendo vestuario con semejantes LEYENDAS de nuestro futbol.

¡Qué orgullo!

Oliverio Álvarez González, ‘Oli’
Internacional (1997)