AEDFI | La Roja y yo – Quique Estebaranz
2305
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2305,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

LA ROJA Y YO

QUIQUE ESTEBARANZ

Más que un sueño

Recuerdo el programa deportivo por excelencia de la tele, en blanco y negro, al que teníamos acceso en nuestra niñez. Domingo tras domingo, embutido en el sofá para verlo, acompañado de su perenne banda sonora que aún perdura… Qué fácil era soñar, ser futbolista, tan imposible como ilusionante… No me enrollaré mucho, lo conseguí, y durante no pocos años me mantuve como profesional, ¡¡qué gozada!! Sueño cumplido: ¡salía en la tele como lo hacían tantos ídolos de mi niñez! ¡Qué paz interior, qué satisfacción, qué orgullo sentía mi familia y qué privilegiado de la vida, que me hacía sentir serlo: futbolista profesional! Y entremedias, no de repente pero por tenacidad y recursos, así, como a todos por un buen momento de forma, por llevar una buena trayectoria, como a los que lo habían sido y los que no pudieron llegar a serlo, en este caso en el CD Tenerife, me llegó la internacionalidad. Fue en Lituania, no fui titular, pero oír el himno español desde el campo te debilita emocionalmente mientras suena… Tantas veces lo había oído desde casa por la tele… Y ahora estaba allí, un chico de barrio de Madrid, un iluso, uno más de tantos que sí alcanzo su sueño, salir en la segunda parte y ser un poco el revulsivo: ¡fue increíble! Fueron cinco las convocatorias a las que acudí, todas maravillosas, pero esa primera vez…

Quique Estebaranz